Minijuegos Gratis



todoterreno Curiosidades sobre taxis en el mundo: Todas las ciudades del mundo tienen sus taxis diferentes y sus costumbres tanto para agarrarlo como para pagar. Varían mucho dependiendo del lugar. En Estambul, por ejemplo, los taxis tiene la peculiaridad de circular a una velocidad vertiginosa. También sucede en otros lugares como por ejemplo El Cairo, Lisboa, etc. En Santo Domingo, hay tantas licencias para los taxistas que es casi imposible no ver uno. Por eso se van turnando y unos días salen taxis de un color y otros días salen taxis de otro color diferente para no masificar las calles. En Amsterdam, algunos taxis tiene un certificado de buena conducta del conductor. Algo que da mucha seguridad aunque por supuesto también aceleran un poco. En Bangkok, existen dos servicios diferentes de taxi Hay dos servicios de taxis: Unos con coches y otros más caros denominados "tuk-tuks" (moto-carros). En Pekín, Los taxis Tienen una legislación propia para la longitud y la cilindrada del vehículo. Lamentablemente su sucede lo mismo con el color y es muy difícil poder distinguir un taxi por las calles de Pekín. El Londres, los taxistas consideran una cuestión honorífica conducir al sitio que le digas aunque sea muy complicado llegar. En Ciudad de México, la velocidad y el desmadre son constantes pues no existen muchos semáforos. Los topes hacen que parezca que estás en una montańa rusa constante pero en general los taxistas mexicanos son seguros al volante. No existe el taxímetro así que las tarifas son fijas. En Moscú, hay muy pocos taxis y toca a un taxi por cada 2.500 personas aunque para compensarlo, cualquier coche puede ser un taxi. En Bombay, hay que vigilar que el conductor lleve su taxímetro puesto en marcha. De todas maneras hay tarifas extrańas que siempre superan el precio que marca el taxímetro. En Nueva York pocos de los taxistas son originarios de esa ciudad. En París, como en la mayoría de ciudades europeas, el taxista tiene que atender al cliente de la mejor manera posible, ya sea variando la temperatura del vehículo, escogiendo la ruta, etc. En Praga, existe un tipo de piratería taxista no muy agradable con la que tendrás que lidiar. Puede ser que el taxista opte por pedirte el doble de dinero por el trayecto al aeropuerto y al que no pague lo deja tirado en la carretera. En Singapur, los taxis son muy lujosos y llevan diferentes adornos por dentro y por fuera. Si encuentras algún taxi que no te para es porque el taxista termina el turno y la dirección que le marcas no es la que le interesa. En Estocolmo, los taxis son los más futuristas y llevan tecnología tanto dentro como fuera del taxi. Son unos taxistas muy exactos y gracias al GPS son capaces de predecir con exactitud el tiempo exacto para realizar el trayecto. Y por último, en Tokio, como no, os quedaréis impresionados con la automatización del vehículo de transporte, pues la puerta se abre y se cierra automáticamente. A diferencia de Europa, una luz roja es libre, y una de color verde es ocupado.